VOTO INCONSCIENTE.

Por Vicente Rivera Plaza

Y el poeta se vio en las urnas electorales y blandió una vez más el lápiz y en silencio tomo por escudo su goma de borrar. Enfrentose al papel manchado por la codicia y el poder, el ego. Los elementos de la escena no son ajenos a la soledad de su escritura, entonces se hizo la vieja pregunta ¿se puede a punta de trazos editar la realidad?, ¿si el mundo no cabe en las palabras, podría un trazo contener la realidad? Al parecer el viejo sueño de las vanguardias aún vive en la democracia liberal, miren que una línea entonces es un arma cargada de futuro, parece que aun tenemos patria ciudadanos, parece que aun se puede transformar la vida en arte. ¿Cómo se puede llamar todo esto? ¿Minimalismo Radical? De todas maneras ya lo vio Martinez J.L., tachar tu propio nombre en el de otro, es como echarse encima una cruz, porque si un par de líneas cruzadas lo contiene todo, ahora entiendo la crucifixión. He aquí la panacea del arte -exclamo el poeta- tanta poesía reunida en un acto tan insignificante y vulgar, el arte del vulgo se encarna en esta performance electoral. Que como toda performance consiste en anularse a si mismo mediante gestos, en este caso el de trazar una línea vertical sobre otra línea horizontal predefinida, con el extraño propósito de diluirse a sí mismos en la masa orgánica del engendro Leviatán…

La incertidumbre de una angustia sin procedencia lo estremeció, mientras la TV anunciaba al nuevo presidente, la sonrisa era pérfida, de superhéroe yankie. Tomo su celular, se conectó a internet y escribió en el buscador: significado de soñar con poetas

Que pesadilla desagradable, pensó para sí. Pero aun no estaba despierto del todo.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *