La milicia copiapina y su nulo sentido del tino

El verano de 1984, el 29 de enero para ser específicos, el casino de oficiales del Regimiento n°23 de Infantería “Copiapó”, ubicado en la esquina de Av. Copayapu con la calle Vicuña, albergó una de las tantas fiestas llenas de desorden y alcohol de los militares con más poder en la zona. Allí una joven estudiante de la Universidad de Atacama, Gloria Stockle Poblete, fue sometida a la violencia desbordada de un grupo de oficiales que luego de golpearla: la violaron y la asesinaron. Su cuerpo fue llevado al Río Copiapó donde se abandonó hasta ser encontrada flotando entre totoras.

Hoy 30 de octubre de 2017, este crimen sigue latente entre la comunidad atacameña y especialmente la comunidad copiapina. Uno esperaría más sensibilidad. Hoy 30 de octubre la entrada del edificio donde fue asesinada una persona a causa del abuso de poder de la milicia local, la Dictadura y el Estado, tiene estas decoraciones de halloween.

Literror

Un Comentario

  1. Sin palabras, …
    Esta es una dolorosa realidad, de muchas familias copiapinas que vieron la sangre de sus seres amados regada en la tierra

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *